domingo, 4 de enero de 2015

No hay nada entre tú y yo


No hay nada entre tu y yo.
Ni un pelo de tontos.
Ni taxis perdidos.
Ni miradas finitas, ni co ra zo ne s distantes.
No hay nada entre tu y yo que pueda  alejarnos del tiempo presente, de risas perennes.
De juegos de sábanas.
De arrugas. De nada.
Ni tus miedos ni los míos pueden contigo y conmigo.
No hay ni un hilo de rencores mal llevados.
Ni un milímetro de culpa injusta.
Hay nadas que nos unen y nos funden vivencias, temores de días no vividos, días que empiezan a vivir. Y que se llenan de todo. De lo que somos y lo que seremos.
No hay nada entre tú y yo.
Porque hay tanto... que no hacen falta esfuerzos, ni "abrazos no dados" ni "besos escondidos" ni "camas vacías", ni "polvos por compromiso", ni "te quieros mal dichos", no hay nada.
Porque hay todo.
Y cuando las nadas se llenan de todo, se convierten en razones de sobra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario