martes, 11 de marzo de 2014

Habítame


Tienes el poder de desordenarme los dias. Habitarme los domingos y quedarte a vivir dentro de mis lunes. Tienes el botón de huida hacia ninguna parte, donde nadie puede encontrarnos. Tienes el descontrol perfecto que controla mis mañanas. Mis noches con cara de "siempre" y mis sueños contigo. Eres el recorrido mismo de mis sonrisas. La vida que pinta valiente mis semanas. Porque sin ti no existen los latidos de mis besos a deshora. Porque sin ti, ya no soy. Gracias por ordenarme las ganas de tenerte. Por habitarme "los pelos de gallina" y las ojeras de la noche anterior. Porque "quererte", es la forma más bonita que tengo de "existir". Porque "existir", es la forma más bonita que tengo de "quererte". Dime cómo alzas el umbral de mi existencia. Dime cómo tiñes de blanco mis miedos. Cómo osas habitarme tan dentro. Tan tan dentro. Explícame lo que quieras. Sólo te pediré una cosa: suéltame despacio si alguna vez te vas... Suave y lento. No quiero que el olvido nos apriete demasiado. No quiero que el silencio haga ruidos de madrugada, jugando al escondite con el insomnio y pidiendo unos pestañeos de más. Que ya sabes que luego me cuesta levantarme y se me vuelven a ordenar los días. Y no lo soportaría, pequeño inquilino. Me gusta vivir sin pensar en qué día estoy. Me gusta vivir sabiendo que me habitas. No te preocupes, nuestra historia no tiene finales. Si alguna vez te fueras, escribiría un argumento mejor y volvería a empezar el libro. De momento sigo con éste. Debo estar bastante enferma, pero el guión me gusta más.