lunes, 24 de noviembre de 2014

Octubre parece domingo


Me gusta el hecho de que seas tan libre, aunque trate de hacerte mío en cada diálogo mudo (ese que articulan tus pupilas cuando paras la imagen y me miras latiendo "te quieros"). Sobrevivo a base de besos enmarcados que te desgastan la cara y el cuerpo. Me alimento de "siempres" que me tatúo en los pies y me hago tuya poco a poco, pero a sabiendas de que esta vez, es la vez. Y es que al final siempre te encuentro, en tus ganas o en mi boca. Porque te estudio lentamente los gestos y te pronuncio en cada palabra. Porque no puedo tenerte tanto como me piden las manos y los labios. "Abrazarte sin más" se me queda pequeño y "echarte de menos estando contigo" empieza a ser la contradicción más bonita de las tardes de otoño. Ven que te cuente que nunca me faltó la respiración hasta que tú invadiste mis pulmones. Ven que te quiera sin miedos, sin orgullo, sin rencor y sin rabia. Ven y sigue siendo tú, libre.

Pero conmigo.

2 comentarios:

  1. Genial!! Joder simplemente genial, escribes hermoso. ;)

    ResponderEliminar
  2. Genial!! Joder simplemente genial, escribes hermoso. ;)

    ResponderEliminar