martes, 12 de agosto de 2014

Táchame


Táchame las manías.
Bórrame los miedos de la estantería.
Escríbeme la ruta que quieres que siga.
Ponle puntos y comas a la historia de nuestras vidas.
Que no se te olviden los acentos de cada lunes.
Las mayúsculas de los días tristes.
Que vendrán.
Los puntos y finales de las anécdotas de monstruos debajo de la cama.
Grápame el cielo, para que no se me pierda ningún folio azul.
Encuadérname entera, desde las pestañas hasta las confianzas.
Rotúlame la soledad. Como si nadie más pudiera hacerlo.
Subráyame los domingos con cara de sueño y unos cigarrillos de más.
Ponme puntos y comas en casa, debajo de las sábanas o en el balcón, que también disfruta de nuestros silencios (shhhh).
Verbaliza cada mirada, o mejor no lo hagas. Creo que no hace falta.
Mímame (los versos que escribo).
Abraza mis signos de interrogación.
Bésame las prosas y los poemas.
Ponme el título que tu quieras.
Soy tu mejor obra maestra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario