domingo, 10 de noviembre de 2013

Recuerdos


Nos quedaba indeleble el recuerdo
y nos quedará.

Lo vivido es capaz de todo,

incluso de no saber discernir.
Incluso de estar ahí, perenne.
Capaz de no saber qué sentir. Qué llorar. Qué olvidar exactamente.
Hasta bloquear el paso de los sueños,

y las lágrimas.



Las que nunca verá nadie.









No hay comentarios:

Publicar un comentario