miércoles, 9 de octubre de 2013

En columpios


Vamos a colgarnos del cielo en cada paso, balancearnos la pena, la rabia y la alegría. Vamos a gritar silencios y a callar palabras. Columpiarnos la sonrisa y desafiar a la gravedad de la tristeza. Subir y bajar felices, con el viento en la cara y los pies rozando el suelo. Con la mirada en las nubes y las rodillas temblando, de frío o de miedo, pero siempre fuertes, siempre bailando. ¿Y las lágrimas? las lágrimas a veces salpicando el cielo, mientras nos tenemos, lloviéndonos; rozándonos los sueños con la punta de los dedos; bebiéndonos a morro cada uno de los viajes y domingos; de los cafés recién hechos y los vinos con sabor a invierno. O los inviernos con sabor a vino, como prefieras. Pero juntas, tú y yo. Con nuestros complejos, o sin ellos. Simplemente, tú y yo.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario