miércoles, 25 de abril de 2012

Felicidades "mía"


Si te vas a vivir lejos de mi tendré que imaginar que estás aquí. Acabaré hablando sola y la gente me llamará loca. Hasta que se me duerma el corazón, que no entiende de redenciones si no es contigo. Que por más que se lo explico sigue esperando que lo necesites para sonreír. Que por más que se lo digo lo único que hace es bombear tu nombre y pedir "a latido pelao" que te quedes cerca para siempre. Que si no es a tu lado no le merece la pena hacer un pastel de espinacas con queso de cabra, pasas y miel. Ni se ríe tanto. Ni se emboba. Siempre ha sido demasiado dependiente de ti y tu demasiado independiente del mundo entero. Igual es por eso la especie de magnetismo que despiertas en todos los demás. Que nadie quiere estar sin ti... Sobretodo mi corazón. Y mira que se lo he explicado veces pero nada, me lleva frita, no hay manera. Felicidades niña imantada.






viernes, 13 de abril de 2012

Oporto

Oporto se me va inyectando en las ganas. Es la mezcla de la gente, las casas viejas, la ropa colgada en las ventanas, los bares pequeños de sonrisas pensativas, las ganas de encontrarme-perderme a mí misma en otro lugar. El vino, el portugués, las gaviotas, las tiendas de barrio que huelen a "antiguo", las cuestas, las fachadas sucias pero bonitas, ella.
 
Los disparos de él en cada detalle. Cada detalle que nadie ve.
 
Estoy viva. Y dando tumbos por Oporto, mientras coloreo cada segundo-latido-pestañeo de la ciudad y la compañía. Hasta llover me parece que formaba parte de nuestro plan.
 
Sigamos creando nuestro argumento a nuestro antojo. Sigamos haciendo el amor a la vida en cada esquina de estas calles. Calles en tonos "sepia" que se mojan de lluvia, de encanto. Que me hacen volver a escribirme-dibujarme. Y eso me sobra y me hace feliz. Feliz. Feliz. Feliz. Feliz. Feliz. Feliz. Feliz.



domingo, 8 de abril de 2012

VÓMITOS

Mi blog tiene angustia. Últimamente vomita textos feos que no le gustan. Voy a cuidarle un poco, a ponerle agua con azúcar y canciones tristes de esas que le encantan… a ver si se recupera y se le llenan los dedos de letras y sueños otra vez, que le echo de menos y se me acaba el hilo (de coserle el vacío estomacal). Tengo que mimarlo, si no lo hago yo no lo hace nadie.


ÁNIMO MIMENTE, saldrás de ésta…estoy segura. Sabes que para mí eres importante. Confío en ti. Gracias por todo.