miércoles, 12 de septiembre de 2012

:(: Tú eliges


Es curioso ver cómo el tiempo te asalta a punta de pistola y tienes que hacer esfuerzos para esquivar la bala en las costillas. Cierras los ojos para mantener a salvo la calma de los días que se escapan de las manos y los recuerdos de fotomatones a los que nunca volviste. Te das una vuelta y te asombras al pensar lo mucho que hemos cambiado, y mira que dicen que la gente no cambia. Coleccionas imágenes que se van borrando a toda prisa, y cicatrices que prevalecen, porque la vida es como una super8 que no deja ver con claridad lo mucho que tenemos que aprovechar cada detalle. Cada sonrisa. Cada lágrima. Pero las tormentas ponen triste y hay veces que es imposible mantener la alegría cada segundo. Porque aunque haya pasado tanto tiempo sabes que hay cosas que olvidarás. Y otras que no. Y cada vez te das más cuenta de lo leve de todo lo que te rodea. Y que no vale la pena, pero a veces no podemos evitarlo. Somos humanos. Nos atascamos en el pasado y soñamos con el futuro, y el presente, se nos escurre de las manos. “Vivir”… esa acción que nos desconcierta a veces, cuando nos aburrimos o no nos atrevemos a soñar despiertos. Nos pasamos la vida aprendiendo a vivir. Somos así. Se nos olvida vivir. Y vivir es lo único que tenemos.

                                                                                                                                      

Quién no tiene nudos que soltar, quién no deja historias a medio cerrar, quién no piensa que es muy tarde ya, quién no siente a veces que no puede más, queda tanto por lo que brindar, y tengo tantas ganas de recuperar todo el tiempo que pude malgastar… (Rebeca Jimenéz)


1 comentario:

  1. Pienso exactamente lo mismo. Debemos bañarnos en todos los ríos de aguas claras y celebrar cada segundo porque esto es un festín, un regalo del aire.

    ResponderEliminar