miércoles, 19 de septiembre de 2012

Ella


Siempre te llevas un trozo de mí dentro de tu maleta. Ando sin manos y sin pies por tu culpa y tú ni te enteras. Siempre tuviste ese privilegio. El de quitarme partes de mi cuerpo y hacer que habitara en ti. Vas con maleta a todos sitios. Y me descuartizas sin darte cuenta. Ya te dije que al final me volvería loca de remate. Pero sé que tú no puedes hacer nada. Tus ganas de volar son demasiado tuyas. Tú no tienes sentido de la gravedad y tampoco sabes que yo me quedo aquí coja y manca escribiendo con los codos.
 
 

 

2 comentarios:

  1. Mientras no se lleve el corazón, por lo menos queda la escritura...

    Claro que la realidad es mejor que cualquier arte, pero también es más difícil de manipular.

    abrazo

    ResponderEliminar