domingo, 11 de marzo de 2012

Cuento

Cuando quieras podemos jugar y subir por la planta verde que llega a las nubes en forma de cuento. Nos bajamos en el cielo y vamos de nube en nube saltando descalzos, con los pies grandes, esquivando problemas. Detrás de “días azules” y comiendo gominolas. ¿Quieres? Pues rápido, empieza el argumento.  Yo ya he escrito la introducción y me brillan los ojos como el sol de marzo. Pero eso sí, luego no inventemos un final feliz eh, eso no hace falta. A estas alturas los finales no existen, la felicidad se atrapa en el argumento y todo lo demás deja de importar. Es nuestro cuento y podemos hacer lo que nos dé la gana. ¿Entonces qué? ¿Firmas, valiente?









.

No hay comentarios:

Publicar un comentario