viernes, 3 de febrero de 2012

Dana

-          No sé qué acabó sucediendo con cada uno de ellos por separado. Sólo sé que Dana se puso a hacer la maleta a cámara lenta, con el lagrimal desgarrado y con la esperanza viva, por si acaso.


-          Pero si se querían un montón, o eso parecía. Me cuesta creerlo.

-          Sí... eso es lo que sé, bueno…eso y que él nunca supo lo cerca que estuvo ella de hacerle feliz.


-          ¿Por?


-          Porque sí…porque las personas, en realidad, somos momentos. Y los momentos, a veces se estropean demasiado, hasta el punto de no poder retroceder ni solucionar nada. Una lástima. ¿No crees?


-          Me parece tan triste que no quiero creer que dos personas que se quieren tengan que separarse. Prefiero creer que en realidad dejaron de quererse o que nunca se quisieron. Prefiero incluso creer que el amor no existe, y que por eso pasan estas cosas, porque nos creemos que existe.


-          Tú puedes creer lo que quieras. También es lícito. En realidad, no hay ninguna verdad, ni ninguna mentira. Todos tenemos nuestro propio concepto válido, según las circunstancias de cada uno; lo que hayamos vivido o nuestro límite. Nadie sabe la verdad absoluta, porque la verdad absoluta, no existe.


-          ¿Entonces? ¿Cómo se supone que tenemos que actuar? ¿Por qué es todo tan complejo?


-          Jajaja, no te agobies. Yo no sé cómo tenemos que actuar. Nadie lo sabe.


-          Seguro que hay alguien. Somos muchos en el mundo. Habrá alguien que sepa lo que hace, y cómo actuar.


-          ¡Puede ser! Es una opinión. Y ahora vamos, que hace frío y tengo los pies helados. No te preocupes por Dana, ella ya se había hecho la maleta varias veces. Se lo esperaba.


-          ¿Sí? ¿Y por qué aguantó tanto tiempo?


-          ¡Ay, yo que sé! Ya te he dicho que todos tenemos un límite. Y deja de hacerme preguntas, nunca sabremos lo que pasó.


Se alejaron tiritando… pensativos, sin creer en nada y creyendo en todo, aquella noche fría, el pragmatismo y la pasión, de la mano.


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario