martes, 3 de enero de 2012

Chimeneas

Era el fuego de la chimenea, o la suma de sonrisas, o lo solos que estábamos. Era Carbonero, el party, las brasas, las uvas el día 30, la música que llenó la finca de sueños. Éramos nosotros, que allí estábamos dando todo lo que nos ofrecía el deseo de acabar con esta sensación. La de no haber perdido ni un solo segundo en este viaje “deestrellasfugaces”. La de haber aprovechado hasta el último latido de nuestras risas-miradas. Y habernos quedado  t e m b l a n d o, pero no de miedo, de recordar lo grandes que nos hemos hecho al calarnos los huesos de amistad, de amor, de chimenea, de bailes locos, de vino y de ron con coca-cola (y también whisky). Hemos brillado tanto juntos que aún nos queda confeti en las pestañas. Y a mí se me ha quedado la cara de tonta de haber despedido el año justo así, como siempre recordarán nuestros hoyuelos, perdidos aquella noche en nuestro “pequeñoperogrande” mundo feliz.



Tapamos al 2011 y lo dejamos durmiendo para siempre. Y despertaremos de vez en cuando aquel fin de semana con una sonrisa “deechardemenos” y un aplauso “deacabarconlasmanosrojas”.




.

3 comentarios:

  1. Muy bonito!! Ahora me das envidia de no haber estado allí!!Un besaco

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena por pasarla bacano. Que el 2012 sea de lo mejor para ti, para todos.
    Un abrazo :)


    http://facebook.com/jorgeampuero777

    ResponderEliminar