jueves, 23 de junio de 2011

Simplemente


A veces necesitamos dejar de callarnos. Nos explota algo dentro y lanzamos aquello que nos hemos estado reservando mucho tiempo, y enraizando en el esófago. Pensamos que lo mejor es guardar silencio, hasta que de repente algo nos oprime la garganta y la forma de actuar, y es entonces cuando sale disparado, como si llevásemos un tirachinas en la epiglotis. Da igual que nadie nos vaya a entender. Tenemos que expulsarlo. Aunque sólo sea una vez, o a una sola persona. Aunque sepamos que contándolo no vamos a solucionar nada. Es la única manera de poder respirar un poco mejor, y no ahogarnos en nuestra mente, que a veces se equivoca, a veces no, y otras, simplemente, gira y gira, hasta no saber cuando parar.



                                                              

Date permiso a ser fuerte, date permiso a llorar, date permiso…






 
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. The author is Laura Guillén Llor.

domingo, 19 de junio de 2011

Magia


Y otra vez me invade la indomable sensación de no poder callarme. Y de explotar en mi boca el deseo insaciable de morder cada rincón desautorizado, de tu cuerpo y de tu mente. De nuevo me dejo sobrevolar por nuestro azul, que me invita tentador a mirar la realidad demasiado mágica, por supuesto idílica, donde me vuelvo excesivamente enajenable. Haces que me pare a conocer sabrosos detalles del mundo sin cerciorarte lo más mínimo. Me llevas cada día de viaje al centro de mi propio yo, de mi esencia, sin apenas saberlo. Y es justo eso lo que me atrapa en ti. Es tu manera de tratarme y de tenerme, de incitarme inconsciente a que escriba cosas, que se que no son gran cosa, pero que necesito escribir, por sentirme tan viva. Consigues que se me incrusten las palabras en las costillas, si no las plasmo en el papel y las publico a los cuatro vientos, grandilocuente. No puedo evitarlo. Es tu forma de penetrarme…por mis ojos adentro.



Mientras duermes, me despiertas las palabras una a una, y sin darte cuenta, te miro con la boca llena…


de magia y de deseo.






Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. The author is Laura Guillén Llor.

domingo, 12 de junio de 2011

Esperanza


Dejó todo aparcado. Hasta las ganas de llorar. Permaneció quieta en el último atisbo de espiración. Sus manos se estremecieron. Tuvo que dejar de escribir. Y buscó una servilleta…se había untado los dedos de desesperanza.




Si me sueltas entre tanto viento…
se me vuelan las servilletas
y al final siempre acabo
chupándome los dedos.










Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. The author is Laura Guillén Llor.

lunes, 6 de junio de 2011

No me gustan…


Las personas que se sientan ida y vuelta en el asiento delantero del coche, sin preguntar a la vuelta si te apetece ponerte a ti.
Los días de mucho viento.
Las personas que intentan aparentar todo el tiempo a nivel material o intelectual algo que son o que no son.
Los días que la fragilidad puede conmigo y me tira al suelo todo el tiempo hasta que me rompo.
Las personas que anteponen sus intereses personales a entenderte.
Los días que me duele demasiado el cuello y me afecta en el trabajo y en lo demás.
Las personas que no tienen empatía con los sentimientos de los homosexuales.
Las que sufren demasiado, por lo que sea: por estudiar, por estar justo en el bar donde no quieren estar, por no ver a una persona determinada en un momento determinado (sin apenas disfrutar de todo lo demás).
Los colegios religiosos-privados.
Las personas con prejuicios sobre mí y que no me conocen.
Las que imponen sus normas de “saber vivir”, por ejemplo aquellas que piensan que si no sales de fiesta a menudo, eres un muermo.
Los restaurantes de otros países que te cuelan una pizza tarradellas y te estafan.
Las personas que disfrutan haciendo rabiar a otras.
Las que trabajan de cara al público y te tratan mal.
Los días posteriores de noches sudando insomnio.
Las personas incapaces de escuchar.
Los huevos fritos.
Las personas que viven los días de entre semana agonizando y esperando a que pasen sin disfrutar de nada espontáneo que surja.
Las que te reprochan cosas estúpidas como que no les has llamado por teléfono.
Las personas sin personalidad, que se permiten juzgar a los demás.
Las que critican formas de actuar de los demás, creyendo que son erróneas, simplemente por no compartirlas.
Los días que no me encuentro, ni siquiera me busco, aunque me de cuenta de que estoy perdiendo latidos.






viernes, 3 de junio de 2011

Instantes


Llevas el pelo despeinado y barba de cinco días. Hay un par de veces que piensas que voy a hablarte, pero yo sólo te miro. Me paro unos segundos a vivir en tus ojos. Luego quito la vista y noto que te relajas. Yo disimulo, pero vuelvo a observarte sin que te des cuenta. Así no me sientes tan descaradamente tuya. Te saco brillo con mis cinco sentidos. Me pregunto si de verdad puedo volar a esta altura. Y no quiero nada más. Me quedo callada de besos y de te quieros. Me dedico a disfrutar de mi no-silencio y a ser la ocupa de tu boca sólo unos instantes. Instantes que me atrapan las palabras y desordenan mi orden. Instantes que no pueden ser eternos, porque si lo fueran perderían el encanto y su significado, y estas ganas de habitarte para siempre que se alimentan de tu levedad, de tu pelo y de tu barba de cinco días.


 

 
                                Me gusta vivir en tus ojos. Me da miedo el orden que en el fondo tiene mi desorden. Quiero que me arranques el susto a mordiscos y abrazos de Piter Pan. Me gusta vivir en tu boca.





Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. The author is Laura Guillén Llor.