domingo, 20 de noviembre de 2011

De regalos...


Hoy, después de decirte mi lista de regalos de Navidad como una niña pequeña con los ojos brillantes, te he preguntado qué querías tú. Antes de que contestaras me he precipitado a opinar lo caro que es un ipad, que siempre quieres regalos caros. Tú has esperado a que me callara, y mientras conducías, has repetido dos veces: “Yo sólo quiero una cosa”. Y riéndome te he preguntado: “¿el qué?”. Tú has contestado muy serio: “La eternidad. Quiero que cojas un trozo de papel, que me escribas esa palabra y que me la regales. Yo lo doblaré y lo guardaré en la cartera, para siempre”.  Me lo has dicho con los ojos llorosos, muy despacio, mirando a la carretera. Yo he sonreído mirándote y he articulado: “qué bonito”. Porque ambos sabemos que aunque sea yo la que escriba tonterías y escuche canciones de Iván Ferreiro, tú eres más sensible.


Y porque ambos sabemos que ese regalo yo ya te lo di hace tiempo, cada día, pero tú cada día arrugaste el trozo de papel y lo tiraste a la papelera.




1 comentario:

  1. Que sensibilidad! Asi somos los hombres, Nada mas se hace dificil Gritar "Te Amo!" Mientras luchamos con un Oso para poner la cena sobre la mesa.

    ResponderEliminar