miércoles, 13 de julio de 2011

Un rollo, no leerlo


Voy por la vida creyendo que tengo que arreglar el mundo. Pienso que soy Robin hood o algo  así, y que tengo que ir diciéndole a la gente lo que hace mal, como si yo fuera perfecta. No soy capaz de relajarme cuando sé que una persona no está siendo sincera con los demás o con ella misma. Odio que la gente no defienda lo que realmente piensa, y se deje el cuerpo muerto, para ser un paquete toda su vida, y quedar bien en determinados momentos, o no arriesgarse por no meterse en historias. Me parece tan poco auténtico, que me frustro, y es cuando después de mucho pensar en la inmoralidad de cada cual me paro y tengo que repetirme a mí misma: da igual (como si me diera igual).



Me pasa con tonterías, hechos donde sé que la gente no está teniendo la suficiente personalidad. Tonterías que me acaban afectando.



También me pasa con la política y la religión, no entiendo como puede haber gente que vote a partidos que están a favor de instituciones como la iglesia, sin creer en la iglesia, sabiendo que apoya campañas en contra del uso del preservativo (a favor del sida), a favor de la homofobia (en contra de los homosexuales), y que gana millones de euros por parte del estado, propiciando en los niños/as este tipo de creencias en el colegio por parte de los profesores de religión. No entiendo por qué se conforman, casándose por la iglesia y demás actos eclesiásticos que implican estar a favor de todo lo anterior.



Me pasa con la educación, no sé por qué tiene que haber colegios privados que acentúan la desigualdad social, no es justo. Ni para los niños que no se lo pueden permitir, ni para los que se lo pueden permitir, puesto que estos últimos no son educados en un clima real, sino que son educados en un ambiente donde todos pagan por estar, y donde a nadie le falta realmente de nada, todo lo contrario. Esto no quiere decir que vayan a aprender más ni menos. Ni que el colegio sea mejor o peor, o tenga más recursos o menos. Lo único que quiere decir es que no hay gente pobre y humilde. Y por supuesto, a nivel de contenidos, se avanza igual, diga lo que diga la gente, ya que muchas veces, los niños consentidos son los que más follón dan. He estado en colegios privados y públicos. Si no existieran los privados habría más mezcla de realidades, y mejores resultados a nivel general. Insisto, la gente que dice que en un privado se avanza más que en un público, por el motivo del comportamiento, demuestra la poca humanidad que tiene, y el flaco favor que hace a la sociedad incrementando una educación privatizada, donde los que más tienen aprenden juntos, en su burbujita de la hipocresía y de la ignorancia. Así nos va. Y ya me he vuelto a enfadar.



Me pasa con la economía. Estoy harta de escuchar el típico discurso del burguesito acomodado que dice que se ha currado todo en su vida, que se merece todo lo que tiene (que yo no lo dudo), pero que a los demás que les den por culo: “Si eres pobre desde que naces, te jodes, yo me lo he currao, por eso estoy a favor del capitalismo al cuadrado.”Llegan a ponerme realmente de mal humor y luego triste, hasta el punto de parecerme malas personas (que seguramente no lo son).



Supongo que tengo que aprender a contenerme, y no intentar cambiar la forma de pensar de la gente, respetar más las opiniones de los demás, y por supuesto, no intentar arreglar el mundo, con la consecuente frustración que ello me genera. Tengo que aprender muchas cosas, sobretodo a callarme un poco de vez en cuando, porque seguramente los demás estarán contentos con su forma de pensar, y no tendrán ganas de escuchar mis sermoncillos morales y tajantes. Tengo mucho que madurar. Tengo que ser como yo quiera, y actuar conforme a mis ideales, sin que me afecten los demás, tengo que estar contenta conmigo, y no preocuparme tanto por mi alrededor. Así es la vida. Y yo no soy Robin hood.




4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Un par cosas, ¿serías la misma si te callaras?, ¿estarías contenta contigo misma?.

    Debería haber más personas como tú, el mundo sería mucho mejor... no perdamos la esperanza, lo mismo alguien nos hace caso algún día...

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que hoy me siento profundamente identificada con tu post, pero los años y la vida me han enseñado que, todos aquellos a los que no entendemos y muchas veces criticamos, piensan muy claramente que no nos entienden y nos critican... Tuve muchas crítica con respecto a la educación, habiendo ido yo a colegios privados y religiosos había tomado la determinación que mis hijos estudiaran en escuelas públicas y tuve no pocos rollos, porque teniendo en aquella época un alto cargo en una megacorporación internacional, nadie podía entender mi decisión... "Pero si puedes costearlo..." me decían sin entender que era una cuestión de principios...
    Con los años fuí entendiendo que la única que se amargaba era yo y todos vivían muy felices sus vidas de cabeza de alfiler...
    Te irás aplacando, ó no... quien lo sabe, pero es seguro que la mayoría de las veces, el intento es inútil...

    Besote Lau/Robin

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por vuestros comentarios....:)

    ResponderEliminar