jueves, 23 de junio de 2011

Simplemente


A veces necesitamos dejar de callarnos. Nos explota algo dentro y lanzamos aquello que nos hemos estado reservando mucho tiempo, y enraizando en el esófago. Pensamos que lo mejor es guardar silencio, hasta que de repente algo nos oprime la garganta y la forma de actuar, y es entonces cuando sale disparado, como si llevásemos un tirachinas en la epiglotis. Da igual que nadie nos vaya a entender. Tenemos que expulsarlo. Aunque sólo sea una vez, o a una sola persona. Aunque sepamos que contándolo no vamos a solucionar nada. Es la única manera de poder respirar un poco mejor, y no ahogarnos en nuestra mente, que a veces se equivoca, a veces no, y otras, simplemente, gira y gira, hasta no saber cuando parar.



                                                              

Date permiso a ser fuerte, date permiso a llorar, date permiso…






 
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. The author is Laura Guillén Llor.

1 comentario:

  1. Darse permiso...primer paso!
    Lau, gracias por pasar y dejarme una huella.
    Un beso,
    Cinzia

    ResponderEliminar