martes, 15 de marzo de 2011

Gracias por...


- Ponerme carteles en tu laberinto de cemento.
- Mirarme con tus dedos.
- Desordenar mis días.
- Abotonar tus manías a las mías.
- Hablarme sin hablarme.
- Aguantarme los malos ratos y presentarme a mí misma.
- Hacerme más guapa por dentro.
- Pegarme los trocitos de fragilidad cuando me he roto, uno a uno, con paciencia.
- Entrar dentro de mí sudando te quieros y viajes a la luna.
- Transmitirme tanto en cada disparo de tu cámara.
- Llevarme al País de Nunca Jamás como si fuéramos niños perdidos.
- Saborearme con tus ojos de cristal.
- Los días azules.
- Hacer que me sienta poderosa, en mis pensamientos y sentimientos.
- Pensarme tanto.
- Olisquearme la mente hasta cuando sabes que ya no puedes sacarme más y te da rabia.
- Prestarme los prismáticos de vez en cuando, para poder ver la letra pequeña de la vida y de nuestra vida.
- Hacer que me quiera de esta forma y que no dependa de nadie, ni siquiera de ti.
- Darme abrazos de oso y rodearme con un solo brazo toda la cintura.
- Hacer que me ilusione por tonterías (perdón, sé que te enfadas cuando las llamo tonterías).
- Apagarme la luz todas las noches y encendérmela de día.
- Hacerme el café todas las mañanas para que pueda volar el resto del día.
- Escucharme desde ese nivel al que nadie llega.



Gracias por linternarme el mundo…
Felicidades pequeño héroe de mi silencio y de mis no-silencios.






2 comentarios:

  1. Realmente eres mi heroina...
    te doy yo las gracias a ti
    gracias por mostrarme todo sin saberlo.

    ResponderEliminar
  2. pues si yo soy tu heroína y tú eres mi heroína...qué compenetradas estamos...!
    gracias a ti por leerme, no sabes lo bien que me siento cuando le llego así a alguien, y más si admiro a ese alguien...
    plenitud.

    ResponderEliminar