jueves, 10 de febrero de 2011

ENVIDIA

Que mala es la envidia,
que velada y cruel,
tan infeliz y tajante
dentro de muchas arterias.

Más difícil se me hace
verla pasar por delante
a mi lado, sin complejos
(y yo tener que callarme).

¡Serás sucia, repelente
peligrosa e ignorante!

¡Qué angustia me causas hija!
¡qué injusta, malasombra!
cuán rencorosa te pones,
pero qué enferma me dejas.

¿Sabes qué te mereces?
pagarte con la misma moneda.
Que de todo lo que eres
no hay nada bueno que seas.




Para quien no sea envidioso/a, mi más sincera enhorabuena (pueden aprovecharse de las envidias de los demás para subirse el ego, pero no creo que sea su estilo).
A los envidiosos/as nada más (además no se darán por aludidos, pobrecillos, ya tienen bastante).

1 comentario:

  1. Me gusta, se nota que lo has escrito desde lo mas interno de tu ser. Los adjetivos que has utilizado tienen fuerza y de forma progresiva. Me gusta!

    ResponderEliminar