domingo, 13 de febrero de 2011

COSAS

Espirales sin salida.
Mapas sin rumbo.
Obsesiones sin fin.
Obsesiones que se acaban.
Risas con dolor de barriga.
Lunes interminables.
Playas con olor a nadie.
Canciones que lloran.
Frío en los huesos.
Frío en la mente.
Cuando aconsejo a alguien como si me fuera la vida en eso.
Cuando a mí no me aconsejan como me gustaría.
Cuando prefiero guardarme las cosas para mí sola.
Jugar conmigo al escondite.
Domingos por la tarde.
Ojos pensativos.
Fito y Quique.
Cervezas muy frescas.
Café muy caliente.
Mirarla.
Noticias tristes en la tele.
Personas que no tienen nada.
Personas que tienen demasiado.
Demasiada gente.
Pocas personas.
Hablar con ella por teléfono.
Hablar con ella en persona.
Huevo en la garganta.
Odio cuando me siento frágil.
Ayudar demasiado a alguien sin que se lo espere.
Calor en la piel.
Brillo en los ojos.
Gente que no me conoce.
Gente que cree que me conoce.
Gente que me conoce demasiado.
Gente con la que me sale ser muy buena.
Gente buena.
Ser demasiado yo misma.
Caricias regaladas.
Prejuicios absurdos.
Prejuicios no tan absurdos.
Conciertos sentidos.
Cuando nos enfadamos inevitablemente y me quiero esconder.
Metas conseguidas.
Sueños alcanzables.
Amores platónicos.
Labios rojos.
Lluvia y chimenea.
Siestas con él.
Llorar sin llorar.
Conversaciones con él.
Noches inesperadas.
Películas adorables.
El olor a semen en la habitación.
Leer su bloc cada día.
Encuentros conmigo misma.
Agujetas en los abdominales.
Dolor en la mandíbula (de reírme).
Dolor en la mandíbula (…).
Gritar dentro del agua.
Cuando le recuerdo.
Días pequeños.
Días grandes.
Días azules.
Mirar el mar con el abrigo puesto.
Comprar zapatos de tacón.
Fotos en blanco y negro.
Robarle besos.
Viajar con quien sea y recordarlo para siempre.
El chocolate y el queso.
Ellos llamándome seño y queriéndome aunque me enfade.
Cuando parece que me huelen la tristeza y me dicen "seño te quiero".
Cuando me siento poderosa y muy grande.
"Polvo en el aire y asientos vacíos".
"La ciudad del viento".
El olor a cerillas.
El olor a palomitas.
El olor a café.
Días que vivo cada segundo sin esperar a que acaben.
Dias como hoy.

3 comentarios:

  1. Todas estas cosas te pasan cada día por tu cabeza...a 200km/h...como un contador...sin retorno...hacia el infinito.

    ResponderEliminar