jueves, 30 de diciembre de 2010

ATROFIA

Llevo varios días desayunando agua con tostadas de lo que sea. No tengo momentos café, ya ni los busco. Sólo puedo “estar” sin tomar ninguna decisión, ni siquiera me funciona el sentido del gusto, con lo cuál me da igual no beber leche. Todos estos días insípidos me están dejando sin aliento. Además mi mirada se va perdiendo entre mis pensamientos. Me echo de menos. Mi risa, mi locura, mi ilusión no paran de jugar conmigo al escondite. Me miro en el espejo y no encuentro mis ojos de verdad, parece que esté mirando a otra persona de ojos tristes y hambrientos de ti. Sé que es temporal, pero deseo que mis papilas gustativas vuelvan a funcionar y a celebrar un festín de esos que antes me hacían disfrutar tanto y relamerme los labios contigo.


Con el estómago vacío, sobrevivo alimentándome del azul de tus recuerdos…

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Y que bien saben las tostadas por la mañana si la mantequilla no está caducada, con un poquito de mermelada de frambuesa...
    Las papilas gustativas siempre vuelven a funcionar sino que tristeza desayunar todos los días tostadas insípidas.
    Volverán los momentos café con conciertos de jazz en el cielo de la boca...

    ResponderEliminar
  3. :) seguro que volverán...mientras tanto seguiré jugando al escondite. Gracias!

    ResponderEliminar